"Soy docente" - Carta abierta de una educadora.

En medio de las distintas problemáticas que vivimos en la actualidad, no podemos desconocer la de quienes se dedican cotidianamente a educar a otros con el fin de construir una mejor sociedad. Lamentablemente, hemos sido testigos del modo en que el gobierno ha desvalorizado a la docencia, reduciendo el sueldo de los profesores, dejándolos impagos durante meses por contentar a los tenedores de bonos de deuda, e imponiéndoles duras cargas administrativas como las que relato en este artículo.


Una docente nos lo cuenta desde su propia experiencia, después de contarme su deseo de migrar, la depresión y la angustia que le produce toda esta situación a nivel personal. Les comparto este texto, a manera de carta abierta, que nos permite ponernos en los pies de quien se enfrenta a un sistema que, lejos de valorarla, la minimiza.


Soy docente y rechazo totalmente mi rebaja salarial, los docentes nos hemos visto en la obligación de auto educarnos para brindar una educación de calidad a nuestros estudiantes. Pese a las circunstancias seguimos al pie da cañón, trabajamos más de 8 horas diarias, cada cual se abasteció del material tecnológico (computadores, tablet y celulares), ya que tenemos el compromiso moral de cumplir con la sociedad. Sin embargo, es necesario manifestar y alzar mi voz de protesta, ya que se ha podido notar la crisis en educación que vive el Ecuador, maestros/maestras vacíos en conocimiento de tecnología, maestros al borde de la desesperación por no tener los implementos necesarios para trabajar, maestros ahogados de tanto trabajo, maestros con dolor en el corazón a ver que sus estudiantes no tienen las posibilidades económicas para poder conectarse a las clases virtuales, maestros sin dormir intentado comprender las fichas pedagógicas y el currículo priorizado. Expongo mi rechazo categóricamente, lo rechazo ya que la educación se ha vuelto un experimento social, pasamos de proyecto en proyecto sin esperar a obtener resultados de los mismos, todo esto ha causado que la educación pública se denigre a tal punto de ocasionar en los estudiantes un desinterés total por estudiar.
Nosotros los docentes nos hemos convertido en los esclavos del Ministerio, sin voz ni voto, solo hacemos lo que ellos dicen que hagamos. No hay un interés tal de tener una sociedad con buenas bases en educación, es lamentable que para tener una excelente educación tengamos que pagar altas sumas de dinero, es absurdo que no se invierta en lo fundamental que es, educación y salud.
En esta pandemia salió a luz la decadente educación que el Ecuador tiene, empezando con una Ministra de educación que no tiene coherencia en sus argumentos, maestros sin vocación, conformistas con sus escasos conocimientos, distritos que no encaminan bien a las instituciones, todo es pura burocracia.
Considero que la educación es el único camino para combatir la corrupción y sacar de la crisis económica al país, pero mientras tengamos personas sin los conocimientos necesarios dirigiendo un país, esto será imposible. Pienso también que los profesores tenemos un gran compromiso con la sociedad, debemos educarnos más para poder guiar a nuestros niños y niñas, pienso firmemente en el cambio desde las aulas.
Soy docente y mi compromiso es con mi país.

Una educadora



44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sociotramas es una página de construcción colectiva. Todo lo publicado está orientado a la socialización del conocimiento y es de uso libre. 

Sociotramas tiene licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.