La Bici Medio de transporte, arma de revolución

Actualizado: 5 de oct de 2018



I

A finales de diciembre del año que acaba de pasar, mientras usaba mi bici como medio de transporte fui atropellado por una moto de Policía, el “chapa” al comprobar que no había muerto me abandonó, sin más, en el carril del trole. En el año 2008 viaje desde Quito a la Asamblea Constituyente de Montecristi en bicicleta, al bajar de una “pequeña” cordillera de la costa caí y me rompí la clavícula, cabe decir que era una noche de lluvia. De seguro habría muerto en las dos ocasiones de no haber tenido en mi cabeza un “ridículo” casco.

Así mismo, he llegado, pese a todos los riesgos, desde la puerta de mi casa hasta Cali en Colombia y a Mancora, una playa paradisíaca en el Perú; siempre gracias a las bondades de mi caballito de acero. Este artículo pretende responder porqué a pesar de sendos accidentes la bicicleta sigue siendo mi principal medio de transporte, la respuesta la anticipo produce simple y sencillamente felicidad y vida.

Empezaré a defender a través de éste texto: la calidad de la bicicleta como arma contra el sistema. Así como a abanderar el uso de la bicicleta como un ejercicio político en contra del capitalismo. Una forma de acción directa contra lo establecido. La revolución con dos ruedas. Una manera eficaz de salir de la norma y desafiar los valores de una sociedad hipócrita envenenada de petróleo y consumo.

II

En plena Revolución Industrial cuando toda Europa inventaba maquinas y pese a existir antecedentes de artefacto parecido en Egipto y en China, un Barón alemán finalmente daría a luz a la draisiana que junto con el velocípedo son los antecedentes directos de lo que hoy conocemos como bicicleta. La primera, una torpe maquina de madera con dos ruedas tenía que ser impulsada con los propios pies; el segundo, como los actuales triciclos, tenía los pedales soldados en la llanta delantera. Pese a todo, el diseño con cadena, radios y llantas de goma del mismo tamaño, ha sufrido muy pocos cambios desde 1890.

Así y pese a su longevidad, recién hace poco más de un siglo este portento de la simpleza y de la ingeniería se convirtió en un sistema de transporte barato, eficiente y accesible a todo sexo y clase social. Reportes de aquel entonces nos dicen que gracias a la bicicleta "disminuyó la asistencia a la iglesia, se extendieron nuevas tendencias de cortejo entre los jóvenes e incluso provocó un declive en el uso del piano"[1].

Stephen Jones, profesor del University College de Londres, destaca que la invención de la bicicleta ha sido el evento más importante en los últimos 100.000 años de la historia de la evolución humana.

La bicicleta al ampliar en decenas de kilómetros la distancia en que las parejas podían cortejarse: 48 km promedio en Inglaterra, inició así, según este profesor, el camino hacia una diversidad genética sin precedentes, lo que tiene un papel primordial en el desarrollo de nuestro sistema inmune y que tendrá repercusiones futuras todavía por ver.

Existen actualmente 800 millones de bicicletas en el mundo, una buena parte de las cuales están en China y en India.

III

¿Por qué esta máquina tan sencilla cambió hasta tal punto la historia de la humanidad? Será solo porque es un vehículo personal que usa la propulsión humana, es decir, no depende más que de la propia fuerza, dando a quien la usa grandes niveles de autonomía en su transportación. La verdad, no creo que sea solo eso.

Veamos, el capitalismo es un sistema simbólico además de un modo de producción, dicho de otro modo, es una construcción, además de económica, cultural: dicha cultura, como todas, construye unos arquetipos sobre lo deseable, en este caso, el carro se ha convertido en el principal icono de éxito, hay que tener un carro para ser considerado exitoso en ésta cochina sociedad. Todos quienes quedan atrapados en los límites impuestos por quienes se enriquecen por el consumo, quedan además condenados a una vida de esfuerzos inútiles para después, quedar atrapados en el tráfico. Cuando paso por un embotellamiento me río de su amargura, a veces, hasta les saco un poquito la lengua, pues sé muy bien que ese no es de ningún modo “el éxito”.

Si bien el auto es una forma de transporte necesaria para grandes distancias, en la ciudad, lo afirmo, el transporte perfecto es: la bicicleta. Los automotores, además de generar una forma de convivencia violenta y caótica, producen grandes cantidades de CO2 en su combustión. De hecho, esta es la primera causa por la que nuestra tierra, la única que tenemos, se calienta. Un auto promedio en un recorrido de 20 km emite 3,03 kg de CO2 misma cantidad de CO2 que un árbol promedio absorbe en un año.

El petróleo genera guerras e invasiones, cuando fácilmente se pueden usar no solo otras formas de energía, sino además otras formas de locomoción como la bicicleta. Otra vez, los únicos que se benefician son los dueños de las grandes corporaciones.

A saber, si el promedio de habitantes por familia en el Ecuador según el INEC es de 3,5, y según la misma institución con datos de 2010, Quito tiene 2.239.199, quiere decir a groso modo, que existirían 639.771 familias en Quito; así mismo el parque automotor tiene 620,393 autos. Se pensaría que existe un auto por familia pero esto no es cierto. Pues resulta que hay familias que tienen un auto para cada persona y otras, la gran mayoría, familias que como sabemos se movilizan en bus, apretadas en el trole, o como pueden. De hecho solo el 30% de familias quiteñas tiene carro mientras el 70% se moviliza en transporte público. Con este dato queremos demostrar, cómo para la comodidad de unos pocos se deteriora el ambiente y las condiciones de vida de la mayoría.

Es hora de empezar a pedalear la transición a otros tipos de energía.

IV

Hay otra conocida forma de quedar atrapado en los arquetipos del sistema capitalista, y es simple, pensemos en aquellos giles que se creen que chupando y fumando son mejores, más populares, o más guapos. Si bien las drogas son sustancias inofensivas, existe un estímulo por parte de las empresas licoreras y tabacaleras para que caigamos en sus trampas.

El ejercicio físico genera dopamina un estimulante natural del placer, te da un cuerpo esbelto, hace que tu concentración sea más alta y te mejora el rendimiento sexual. La bici es aún más sexy, pues además de rápida es peligrosa e impredecible.

La bici misma es sexy, me dirán fetichista pero no puedo pensar en un artefacto que sea más sexy que una bicicleta.Yo digo: deja ser obediente y servicial, coge la bici, cágate en los establecido y sal cada día a ser feliz aun a pesar del riesgo.

EPILOGO

Entonces, ¿Porqué la bicicleta es un arma contra el sistema? Mediante su uso como medio de transporte se demuestra claramente que hay posibilidades concretas de vivir mejor, que la gasolina y en su origen el petróleo pueden ser prescindibles y con ello todas las formas de guerra, violencia y chantaje que los acompañan.

A pesar de que el uso diario del caballito de acero, es sólo un ejemplo, pues probablemente, la electricidad y el hidrógeno deberán ser utilizados en la transportación en grandes distancias y para grandes pesos y cantidades, su uso diario nos permite empezar a concebir un mundo distinto en oposición a las grandes corporaciones ávidas de seguir en el negocio sangriento del petróleo. Las grandes revoluciones empiezan siempre en la imaginación. Y allí pero también en las ciudades se ve ya claramente al uso de la bicicleta como un ejercicio político en contra del capitalismo. Una forma de acción directa contra lo establecido. La revolución con dos ruedas. Una manera eficaz de salir de la norma y desafiar los valores de una sociedad hipócrita envenenada de petróleo y consumo.

Referencias:

Agradecimientos:

  • Ricardo Cabascango Fernandez

  • Galo Daniel Soria

  • Milton Calderón

[1] Cómo la bicicleta revolucionó el sexo y nuestros genes. BBC Mundo. 13 de Noviembre de 2012. Disponible en: http://www.bbc.co.uk/mundo/movil/noticias/2012/11/121112_tecnologia_bicicleta_genes_aa.shtml

#FelipeOgaz #Bicicleta #Ciudad

Sociotramas es una página de construcción colectiva. Todo lo publicado está orientado a la socialización del conocimiento y es de uso libre. 

Sociotramas tiene licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.